Extinción, La vida en un bote

El ejemplo:

 

La nueva serie de trabajos de Eduardoors lleva por título “Extinción, la vida en un bote”. En una clara referencia a sus más profundas reflexiones, acerca del camino hacia donde la humanidad conduce al planeta tierra.

Dentro de estas reflexiones, las más destacables, serian: el calentamiento global, la disminución de la capa de ozono, la extinción de la fauna, la acumulación de residuos tóxicos y el aumento de la contaminación.

Este es el punto de partida de la obra de Eduardo Puertas (Eduardoors). Ese es el trasfondo sobre el que giran sus obras. Objetos y animales, conservados en frascos, simbolizando improvisados refugios, a salvo del paso del tiempo. Sintiéndonos orgullosos de proteger el último ejemplar de una especie, sin darnos cuenta, de que el verdadero y único motivo por el que deben ser preservados, es nuestra propia incompetencia para mantener el equilibrio en el planeta.
El artista, nos presenta parte de su imaginario. Nos sugiere diversos ejemplos, ejecutados con destreza. Pinturas digitales de gran realismo, filtradas por su particular estilo de dibujo. Enseñándonos, posiblemente, que salvaría él, de su propio futuro. Trasladando también la pregunta, a cada uno de los que contemplen sus cuadros.

A pesar del trasfondo fatalista que se esconde tras el contexto de la serie. La estética de las obras, dista mucho de ser oscura y triste. Pues dado el carácter alegre y extrovertido del artista, las obras se encuentran tamizadas bajo una veladura de optimismo y simpatía.

De esta manera, las obras acceden al interior de nuestra mente, para depositar una semilla. La semilla de una idea, que más tarde o más temprano germinará, mostrándonos su naturaleza catastrófica.

Una catástrofe que en las manos de Eduardo, se transforma en esperanza. Una esperanza, convertida en arte.

 

 

El Despertar (, , , )

-El ejemplo

-En esta pieza titulada “El despertar”, podemos ver cuatro receptáculos, conteniendo diversos objetos en su interior. En primer lugar destacaríamos el bote titulado “El Ejemplo”, en cuyo interior podemos observar un pulpo.  El cefalópodo, hace referencia al último animal de una especie en vías de extinción.  Llegados a este punto sin retorno, cual sería nuestra reacción? Posiblemente este último representante de su especie, sería sometido a todo tipo de pruebas y análisis con el fin de tratar de corregir, lo que no quisimos remediar en su momento. Con la única consecuencia, de confinar al inocente animal a un final de confinamiento y angustia.

 

 

El despertar, Eduardoors 2010

-El Inocente

-En el siguiente bote, titulado “El inocente”, la pregunta de Eduardoors va un paso más allá. Cuál es el futuro de la propia especie humana? Se unirá al trágico destino de las demás especies? Seremos nosotros mismos, los que a base de contaminación, aditivos alimenticios, medicamentos, etc. No solo abocaremos  a otras especies  a la extinción, si no que nosotros mismo compartiremos el miso final. Quizás un claro ejemplo de este hecho, serian las crecientes dificultades que la especie humana empieza a encontrar a la hora de conseguir descendencia. De ahí toda una nueva generación de técnicas, que intentan subsanar, el creciente deterioro de nuestra propia salud. Nos veremos obligados a tratar de preservar el último ejemplar de nuestra propia especie?

 

La madre

-El siguiente recipiente, en el que podemos observar una flor, lleva por título “La madre”.  Teniendo en cuenta las ideas que el artista nos expresa en los dos botes anteriores. Ahora su  atención, se centra en la madre, aquella que otorga la vida.  Pues en un mundo carente de descendencia animal de ningún tipo, la siguiente pieza a extinguir del eslabón, pasará a ser la que genera la vida.

-El Espectador

– El último de los receptáculos de esta pieza, contiene un ojo y lleva por título “El espectador”. En este caso, Eduardoors nos remite a la figura del observador. Una posición que bien podríamos atribuirnos cualquiera de nosotros.  Cualquiera de los que vemos como nuestro propio planeta, nuestro propio hogar, es conducido a la devastación sin que apenas nadie esté dispuesto a poner de su parte para remediarlo. El hecho de observar el bote mientras estalla, nos advierte de la necesidad de reaccionar, la necesidad de tomar cartas en el asunto.

 

error: Content is protected !!